. . .

Busque esas otras palabras sin voz

Y me desnude para narrar visualmente la sensación de ser preso de tu propio espacio.

Aquel que basta para transportar todas las emociones, tus miedos, tus sueños, tus ilusiones, tu sabiduría, tu experiencia y tu dolor.

Desde entonces no he dejado de sentirme desnudo ante la realidad de mis vacíos.